7 Cosas que no debe hacer un chilango en provincia para regresar a salvo y disfrutar

Si te preparas para ir a un lugar del interior de México o ya vas en camino, esta información te podría ser útil, ya que expongo 7 cosas que no debe hacer un chilango en provincia, para regresar a salvo y disfrutar al máximo la estancia fuera de la metrópoli capital.

Vamos a ver en este post lo siguiente:


  • 1. Lo que no debe hacer un chilango en el trayecto a provincia
  • 2. Lo que no debe hacer el chilango en provincia es considerarse  mejor que los provincianos
  • 3. Qué no debe hacer el chilango al pasar por pueblos y ciudades de provincia
  • 4. Lo que no debe hacer en la playa el chilango, si no quiere caer en el rídiculo
  • 5. Lo que debe evitar el chilango en fondas, restaurantes y mercados
  • 6. Chilango no busques la misma comida chilanga en provincia


Así que ya tienes las maletas listas, eh, ¿o ya vas en camino? Deberías tomar un pequeño tiempo para leer este post, donde expongo sugerencias de comportamiento a fin de disfrutes más tu viaje y puedas regresar bien al defe.

¿Y tú quién eres, para darme sugerencias sobre la forma que debo conducirme?, te preguntarás, y con justa razón: no me he presentado.

Mira, yo soy un chilango que desde hace más de 15 años vive una temporada en una ciudad sureña de México; y otra, en la urbe de hierro.

Estas estancias alternadas en la Ciudad de México y en la provincia, me han permitido captar las diferencias del comportamiento del chilango y del provinciano.

Así que de manera resumida digo: soy un chilango en provincia.

No creas, en mis primeros días en la provincia cometí acciones que causaban risa, molestia o burla de los provincianos.

Por eso ahora, para que no te pase lo que a mí, voy a decirte las 7 cosas que no debe hacer un chilango en provincia para regresar a salvo a casa y también disfrutar al máximo la estancia en provincia.

En la imagen, dos ángulos, la ciudad chilanga y un pueblo de provincia. Dos polos que conviven: los chilangos y provincianos.


Cosas que no debe hacer un chilango en provincia para regresar a salvo
La ciudad chilanga y un pueblo provinciano



Cosas que no debe hacer un chilango en provincia para regresar a salvo y disfrutar



Una aclaración pertinente: estas recomendaciones se aplican para el chilango que va al sur de México, aunque, no dudo, que pudieran aplicarse también para el chilango que visita otras zonas del país.

Así que entremos ya, en el desarrollo de la información:


1. Lo que no debe hacer un chilango en el trayecto a provincia


Al sur de México, por lo general, el chilango va a pasear, a relajarse del tedio citadino.

Así que ten presente eso: que vas a disfrutar, ya sea a la playa o algún otro lugar.

Habrá excepciones, por supuesto, como aquel chilango que va a provincia en plan de negocios. 

De  cualquier forma, estas recomendaciones aplican para cualquier chilango en provincia.

Aquí tienes lo que no debe hacer un chilango en el trayecto a provincia, si quiere disfrutar al máximo:


I. No manejes aprisa, como un loco.

No soy de Capufe (Caminos y Puentes federales), pero te digo que es conveniente que no manejes como si el lugar a donde te diriges se fuera a ir.

Maneja con calma, siente el aire como se cuela en la ventanilla.

Mira el paisaje, pocas veces tienes de hacerlo.

Otra vez: no manejes como si estuvieras en una competencia deportiva; no conoces la carretera.

En mis múltiples idas y venidas por autopistas y carreteras federales he visto muchos accidentes, y muchos de los protagonistas son chilangos.


II. No te pares con tu auto en cualquier lugar de la carretera


De nuevo, te digo que no soy de Capufe pero intuyo los peligros que te acechan si detienes tu auto en cualquier lugar.

Mejor, al baño ve en la gasolineras o tiendas de autoservicio.

Si quieres descansar, hazlo en algún lugar habitado.



2. Lo que no debe hacer el chilango en provincia es considerarse  mejor que los provincianos

Este punto es muy importante, porque de la forma como te consideres en relación con los provincianos, así te comportarás; y eso cualquiera lo va a notar.

Si te consideras muy superior, porque vas de la metrópoli capital, seguro tendrás problemas de diversos tipos.

Mira debes tener presente que el chilango no es superior al provinciano, ni viceversa. Simplemente tienen culturas distintas y modos de comportamiento diferentes.

Chilango, no te creas superior porque, tal vez traes un buen auto y buena ropa; el de provincia, aun con huaraches y de sombrero, puede tener má dinero que tú; y no trabaja tanto como tú, a quien la ciudad ha esclavizado con empleos muy lejos de casa.

Tampoco, chilango, creas que tus saberes son superiores a los de provincia. 

Simplemente son saberes distintos, los del chilango y provinciano.

Mejor ten una mente abierta, y aprende de los provincianos.


3. Qué no debe hacer el chilango al pasar por pueblos y ciudades de provincia


Moldeado por las prisas de la ciudad, como si la vida se le fuera a echar a correr, el automovilista chilango está acostumbrado a ganar el paso a otro conductor; y, a tocar el claxon.

Chilango, en provincia no deberías tocar el claxon; a alguien puede no gustarle y te podría ir muy mal.

También cede el paso a otro conductor.

En lugares de provincia, se acostumbra a ceder el paso; de hecho en los cruceros de calles, donde no hay semáforos, un regla no escrita es que avanza un auto de una calle, y luego el de la otra vía que converge.

En pueblos, rancherías y ciudades sureñas de México, no deberías pasar con las vidrios cerrados, y menos si son polarizados.

Baja lo vidrios de las ventanillas y disfruta el paisaje del pueblo; quizá alguien se acerque y te venda alguna agua de coco.

En rancherías, pueblos y ciudades que cruzas en el trayecto a tu destino, venden muchos antojitos de la región; si prefieres, puedes bajar del auto a comprar; si dejas el auto con las ventanillas abiertas, no te aflijas, no estás en México; no van a robar tus pertenencias.


4. Lo que no debe hacer en la playa el chilango, si no quiere caer en el rídiculo


En su estancia en la playa, el chilango debería tener en cuenta lo siguiente, para no causar las risas sordas de los provincianos:


  • No uses calcetas o tines con sandalias
Aparte de que, de inmediato delatarás que eres un chilango, atraerás las miradas burlonas y las risas agazapadas de los provincianos.

Mejor, si lo prefieres, camina descalzo en la arena; es una experiencia inolvidable.

  • No te expongas al sol sin bronceador.
Si te expones a los rayos solares sin protección, podrías sufrir graves quemaduras.

  • No te metas al mar abierto.
El mar no es la alberquita del defe.

Aunque seas un excelente nadador, deberías tener cuidado con las aguas marinas.

No porque veas a los chamacos morenos meterse a lo profundo del mar, quieras hacer los mismo.

Recuerda, no te creas que eres superior; hay cosas que no puedes hacer.

Y probablemente no sepas nadar como los chamacos costeños.

En el mar se han ahogado varios turistas, y, creeme, la mayoría son chilangos.


5. Lo que debe evitar el chilango en fondas, restaurantes y mercados


Cuando vayas a provincia, puedes ir a comer a las cocinas de los mercados, fondas o restaurantes.

No deberías pedir las mismas comidas que consumes en la urbe capital.

No las hay.

Mejor, cuando te ofrezcan, deberías preguntar qué contienen los platillos.

No esperes que tenga el mismo sazón las comidas chilangas y provincianas.

Deberías recordar que son culturas distintas, la de provincia y la chilanga.

Por tanto:

6. Chilango, no busques la misma comida chilanga en provincia


Mejor, deberías preguntar por la comida típica de la región.

Y cuando la comas,  deberías no comparar el sabor con otro platillo chilango.

Disfruta el sabor; es un platillo distinto, por tanto, el sabor debería ser diferente.


7. En provincia, nunca pienses encontrar un sabor idéntico a los platillos de la capital, aunque compartan el mismo nombre



Así que cuando pidas tacos de suadero, por ejemplo, mejor piensa que son otros, no los mismos de su tipo que encuentras en Tepito o en La Merced.

Que no te pasé lo que a mí, en los primeros día de estar en provincia. Esa vez ordené unos tacos de suadero, en una cocina económica. 

Pero cuando me llevaron mi pedido, asombrado quedé al ver la carne molida.

No era el suadero que había visto y saboreado a un lado del Metro Balderas del defe. 

Era una carne molida como para albóndigas, solo que ahora venía en los tacos que había pedido.

 Y tampoco acompañaron mis tacos con las cebollitas calientitas que te dan en el defe.

Por eso, yo te sugeriría que vayas con la idea que la comida tendrá un sabor distinto aunque tenga el mismo nombre que en la Ciudad de México.


7 Cosas que no debe hacer un chilango en provincia para regresar a salvo y disfrutar


Últimos comentarios

Es casi seguro que algo no habré expuesto, respecto a las cosas que no debe hacer un chilango en provincia para regresar a salvo y disfrutar su paseo. Pero, creo, las que anoté son las más importantes. Tú, ¿conoces algo más que debe evitar el chilango cuando esté en provincia? No lo dudes, exponlo abajo de este post, en la caja de los comentarios.






Comentarios

Entradas más populares de este blog

Piropos mexicanos bonitos para mujeres

Gabriel García Márquez libros pdf: 55 libros, descargar gratis

La vida feliz de Francis Macomber, cuento en pdf de Hemingway, descargar gratis